ALV

Encorvado, con dobles parpados y garras: así será el cuerpo humano a causa del uso del celular

Por Daphne Fuentes
agosto 12, 2019

El uso de nuevos instrumentos de manera cotidiana si bien ha hecho la vida más sencilla para la humanidad, también ha remplazado capacidades que parecen imposibles de recuperar, quizá parezca imposible vislumbrar lo mucho que podría cambiar el cuerpo humano dentro de 80 o 100 años, sin embargo, si nos pusiéramos analizar hoy mismo las consecuencias del uso excesivo de los cada vez más diversos dispositivos electrónicos, seguramente ya tendríamos resultados contundentes. 

En 2019, resulta casi imposible pensar en un día de trabajo o escuela sin la compañía de nuestro celular. Para muchas personas sería una verdadera pesadilla, en las grandes ciudades donde tienes que huir del tráfico para poder llegar a tiempo al trabajo, ¿cómo puedes buscar nuevas rutas que salvaguarden tu día? Wase, Google Maps son de las opciones, sin embargo, ya no se trata de nuestro cerebro buscando alternativas. 

Pues todo esto que para algunos científicos podría significar involución, y vaya que ha sido analizado por la comunidad científica y Toll Free Forwarding incluso ya trabajó un prototipo llamado “Mindy” que muestra cómo podrían llegar a ser nuestros cuerpos en 80 años. Mindy se caracteriza por cuatro aspectos: 

Espalda notablemente encorvada hacia enfrente, incluso superando el eje de las caderas. Esto debido a las horas y horas que permanecemos frente a un monitor en nuestros trabajos y también por detener tantas horas nuestro teléfono inteligente. 

Cuello más alargado provocado por el tiempo que estiramos el cuello para mirar los dispositivos electrónicos lo que hace que los músculos de esta zona hagan un esfuerzo constante para sostener la cabeza. “Pasar horas mirando tu teléfono tensa el cuello y hace que pierdas el equilibrio”, aseguró Caleb Backe, un experto en salud y bienestar de Maple Holistics.

El Cráneo más ancho se debe a que ayudaría a proteger el cerebro de la radiación de radiofrecuencia que emiten los teléfonos celulares. Al mismo tiempo, el volumen del cerebro disminuiría a casusa del sedentarismo; lo cual quiere decir que nuestro cerebro será cada vez menos capaz. 

La mano se moldearía en forma de garra, así mismo el codo se doblara 90 grados, evidentemente debido a los periodos de tiempo prolongados usando los dispositivos móviles. Estos síndromes o deformaciones son causados por la presión o una sensación de hormigueo en los dedos, dolor en el antebrazo y debilidad en las manos, provocado por tener el codo doblado durante horas. 

Una especie de doble parpado es sin duda uno de los cambios que más temor provocan, puesto que se pueden asemejar a los ojos de zombie que hemos visto en películas y videojuegos. Este cambio se debe a que el cuerpo podría generar de manera autónoma de filtrar la luz excesiva de los dispositivos tecnológicos. 

Si bien este modelo 3D es parte de una hipótesis científica y quizá exagera los rasgos debido a que su intención es concientizar sobre el uso excesivo de aparatos electrónicos, podría no estar muy alejado de lo que será el cuerpo humanos en menos de una centuria. 

Daphne Fuentes

Socióloga de-formación. Feminista por decisión.

@DaphOddil