Especiales

Muere a los 23 años por enfermedad y el ensayo que escribió antes de partir te hará reflexionar

Por Jorge Garay
septiembre 6, 2019

Mi hijo de 23 años falleció hace dos semanas… Él escribió este ensayo en la preparatoria y es un buen recordatorio para todos nosotros sobre vivir nuestras vidas al máximo.”

Estas fueron las palabras con lo que el padre de Stephen inició su publicación viral. Su hijo falleció debido a unas complicaciones de un trastorno autoinmune. Antes de irse, Stephen hizo un ensayo para entregarlo en su escuela. En el texto relata su experiencia con la idea taladrante de la muerte en su cabeza. “Si esto seguía así, el pánico me mataría antes que el cáncer lo hiciera”.

Su padre Steve encontró este trabajo titulado “Vas a morir, así que sé feliz”.

Hasta el momento, el pequeño ensayo ya lleva 17 mil me gusta y 5 mil compartidas. No te lo podemos poner completo, pero te tradujimos algunas partes importantes.

Puede sonar perturbador, pero todos tenemos una fecha de expiración. A veces la gente ni siquiera tiene la oportunidad de llegar hasta ese momento. Accidentes de auto, actos de dios, todas esas cosas que tienen potencial de cortar la luz de la vida. No me detengo en esta realidad, simplemente la reconozco. Aceptar la mortalidad permite una vida más plena. Vas a morir, así que sé feliz.

El año pasado era muy probable que tuviera linfoma. Varias complicaciones médicas anteriores, incluyendo un trastorno sanguíneo y una inmunodeficiencia, así como dos ciclos de quimioterapia temprana probablemente mutaron mis células en células cancerosas.

El panorama era sombrío, todas las pruebas resultaron positivas. Cuando me enteré de esto por primera vez, no sabía cómo sentirme. No lloré No estaba enojado, solo estaba perplejo. Pensé: "Los jóvenes no contraen cáncer". Claro que tenía otros problemas médicos graves, pero nada tan serio como el cáncer.

Fue entonces cuando tomé la decisión consciente de aceptar el hecho de que podría morir, y podría suceder más pronto que tarde. Fue liberador.

Aceptar la posibilidad de muerte en mi vida me permitió superar mi miedo. Empecé a concentrarme más en el tiempo que pensaba que me quedaba, haciendo que los momentos contaran y no enfocándome en las pequeñas y triviales actividades que habían gobernado una gran parte de mi vida. Dediqué más tiempo a mi familia y a las cosas que me gustaba hacer. 

Esto no fue negación, fue libertad.

Me di cuenta que podía morir y esto hizo que apreciara el tiempo que me quedaba y me diera cuenta cuánto me importaba mi familia y amigos. 

Nadie vive por siempre. Darme cuenta de esto hizo que mi vida fuera más valiosa. Estoy agradecido de no tener cáncer, sin embargo, estoy consciente de que soy 50% más suceptible que el resto de las personas. 

Aceptar que la muerte es una parte tan importante de la vida como la vida misma permite una existencia más satisfactoria y gratificante. Esto es lo que creo.

  

Stephen Cammarota murió en completa paz en compañía de su familia.

Jorge Garay

Desalineado, pueril y majareta. Desatinada criatura de la vida.

@JAGaray_